Nota de Prensa

INMIGRACION Y JUSTICIA, INTEGRADOS 2007

Madrid, 4 de junio de 2007

JUAN CARLOS ESTÉVEZ PIDIÓ QUE NO SE VIERA AL COLECTIVO INMIGRANTE SÓLO COMO DENUNCIADOS O IMPUTADOS PORQUE EN REALIDAD SON EN LA MISMA PROPORCIÓN VÍCTIMAS Y DENUNCIADOS.

CELEBRADA LA JORNADA DE INMIGRACIÓN Y JUSTICIA.

MARIANO FERNÁNDEZ BERMEJO AFIRMÓ QUE ES UN ERROR JUSTIFICAR EL AUMENTO DE CRIMINALIDAD CON UNA MAYOR PRESENCIA DE INMIGRANTES EN ESPAÑA.

Ha tenido lugar en Madrid la Jornada de Inmigración y Justicia organizada por el Consejo General de Procuradores, en la que se han entregado los estudios, que llevan el mismo nombre, realizados con el fin de buscar respuestas y soluciones jurídicas al fenómeno migratorio. El informe refleja el espectacular crecimiento de la población extranjera, que ha pasado de 750.000 personas en el año 1999 a más de cuatro millones en el 2006, cifra a la que hay que añadir los inmigrantes irregulares, que la disparan por encima de los cinco millones. La publicación deja ver la importancia de la colonia inmigrante en términos económicos y sociales. Esto es, dos de cada diez nacimientos corresponden a familias extranjeras y en 2006 su consumo alcanzó los 35.000 millones de euros, el 9% del total nacional.

La Jornada fue inaugurada por el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, la teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella y el consejero delegado de Banesto, José García.

Durante el acto de apertura el ministro resaltó la importancia de ubicar el tema de inmigración en el ámbito que le corresponde, el de los derechos de la ciudadanía y, apostó por la lucha contra la inmigración clandestina y por impulsar la legal, así como acometer las reformas legales oportunas ante un fenómeno cambiante como este. Además, añadió que es una irresponsabilidad política, un gravísimo error y una enorme injusticia criminalizar a quienes viene buscando una vida mejor y contribuyen al desarrollo económico.

Por su parte, Consuelo Rumí, recordó que las causas de la inmigración han de buscarse en las enormes desigualdades que existen entre unos y otros países. Igualmente, aseguró que los poderes públicos deben luchar contra la clandestinidad porque la primera de sus víctimas es el propio inmigrante.

Mientras, Ana Botella mostró su desacuerdo con la última regularización masiva y apeló a la responsabilidad de las Administraciones para impedir el efecto llamada. Además, advirtió que si la inmigración no es legal puede degradar la dignidad de la persona y, si es legal, facilita al inmigrante una forma de ganarse la vida.

A lo largo del día hubo cuatro mesas redondas, una primera sobre Justicia e Inmigración, la segunda acerca de las fuentes de inmigración y origen, una tercera que trataba la adaptación social tanto del ciudadano que llega, como del autónomo y la cuarta y última mesa sobre los mercados de trabajo.

En la mesa que despedía la Jornada, estuvieron, Alfredo Prada, vicepresidente 2º la Comunidad de Madrid, Enrique López, portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Javier María Casas, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y Jaime renovales, director general y secretario del Consejo de administración de Banesto.