EN 2015, el CGPE creó la “Institución de Mediación”

El Consejo General de Procuradores de España se suma al Día Internacional de la Mediación


La Semana de la Mediación se celebra en el mes de enero, haciéndola coincidir con el 21 de enero, Día Europeo de la Mediación -con el fin de que sirva como referencia y día de reflexión para los profesionales de la mediación y la sociedad. El objetivo es difundir la Mediación como método de resolución alternativo de conflictos, incentivar la participación de las instituciones y fomentar la Cultura de la Paz.

En una apuesta decidida por fomentar la mediación como medio de solución de conflictos, sin necesidad de interponer juicios, o incluso después de presentada una demanda, el Consejo General de Procuradores de España (CGPE) viene llevando a cabo una serie de actuaciones. Entre las medidas impulsadas, el presidente del CGPE, Juan Carlos Estévez recordó que en 2015 se puso en marcha -dentro del Consejo- la creación de la “Institución de Mediación” que nace como repuesta a nuestro compromiso con el cambio social y por la vocación de servicio e implicación de los procuradores formados en la mediación. La Institución es un parte clave del Consejo General de Procuradores de España (CGPE) que ha apostado fuerte por el impulso de la cultura de la colaboración que la mediación implica”.

La mediación es un "interesante terreno de actuación" para la profesión de procurador que tiene como objetivo a corto plazo, agilizar la tramitación de los procedimientos. Nuestro papel es de colaborar con la administración de justicia de forma plena. En el caso de la mediación sabemos que puede aliviar de carga de trabajo a los tribunales, en especial en procedimientos de pequeña cuantía o poca transcendencia. Es por ello, que creamos un Instituto de Mediación, dependiente del propio Consejo General y con carácter nacional.

¿Los objetivos de la Mediación?

La mediación puede definirse como un modelo de solución de conflictos que, mediante la intervención de un “tercero” neutral e imparcial, ayuda a dos o más personas a comprender el origen de sus diferencias, a conocer las causas y consecuencias de lo ocurrido, a confrontar sus visiones y a encontrar soluciones para resolver aquéllas.

La mediación constituye un cauce complementario de resolución de conflictos. Es una fórmula válida y aceptada en el Estado de Derecho que se ajusta a una nueva concepción de la Justicia, al tiempo que constituye una pieza relevante de la modernización de la Administración de Justicia.

Son muy diversos los ámbitos en los que la mediación está proyectando satisfactoriamente su potencialidad pacificadora de conflictos, como herramienta complementaria a las soluciones tradicionales.