JUAN CARLOS ESTEVEZ, PRESIDENTE DEL CONSEJO GENERAL DE PROCURADORES DE ESPAÑA

“Hay que estar dispuestos a avanzar con los tiempos para satisfacer las necesidades de los ciudadanos”


La obligatoriedad de relacionarse electrónicamente con la Administración de Justicia desde 1 de enero no ha pillado por sorpresa al colectivo de procurado- res, que lo llevan usando más de una década.

Es cierto. Hay que remontarse a los años 80, cuando los procuradores empezamos a interesarnos por cuestiones tecnológicas. Recuerdo que hubo un proyecto llamado “Experiencia Zaragoza” cuando yo era secretario del Consejo Real de Procuradores e iba al Ministerio de Justicia a hablar de tecnología y a preguntar por qué no se notificaban las resoluciones por vía telemática. Entonces me miraban como si fuera un marciano. Tanto han cambiado los tiempos que hoy en día esto es la normalidad. Y una normalidad de alto rango porque está recogida en las leyes. Por eso digo que a los procuradores no les pilla de sorpresa. Llevamos trabajando en esto muchos años, creo que con una gran solvencia, y en perfecta sintonía y colaboración con el Ministerio de Justicia.

¿Cómo valora la situación hoy respecto al 1 de enero?

En teoría, a partir del 1 de enero, para nosotros nada ha cambiado. Ha cambiado para los demás. Pero, en la práctica, sí han cambiado las circunstancias porque el sistema LexNET Justicia, que era prácticamente para nosotros, ha pasado a ser un macroproyecto donde han entrado muchísimos profesionales.

Ahora están gestionando esas tecnologías abogados, abogados del Estado, fiscales, graduados sociales y esto ha hecho que se hayan generado ciertas disfunciones, que son de lo más vario- pinto y no son las mismas en todos los comisiones provinciales ha sido una medida muy acertada para resolver estas cuestiones.

Esta situación ha generado un malestar y una inquietud entre los procuradores que hay que calmar día a día. Profesionales que estaban acostumbrados a trabajar con estos medios, ahora ven que en ocasiones el sistema se colapsa por el crecimiento y el volumen que ha adquirido por la entrada de otros colectivos. Por eso, la situación de los procuradores es distinta a la de otros colectivos a los que les cuesta adaptar- se porque no saben cómo se hace por- que no lo han hecho nunca. Los procuradores tuvimos ese problema hace 15 años y lo tenemos superado.

También intervienen otras cuestiones como las intervenciones para mejorar el sistema que suponen parones tecnológicos que, aunque muy breves, van sumando y hacen que se produzca el descontento. Sé que el Ministerio de Justicia está trabajando a toda velocidad y tratando de fortalecer el sistema para evitar que ocurran estas disfunciones.

En términos generales, ¿los procurado- res habéis percibido un avance en estos cinco primeros meses de implantaciones de comunicaciones telemáticas?

Muchos de los problemas que ocurrían los primeros meses están superados y resueltos, pero siguen surgiendo problemas, aunque cada vez menos. No es solo un tema del Ministerio de Justicia y de sus equipos tecnológicos. También es un trabajo de los equipos tecnológicos de las comunidades autónomas. Conjugar esos dos factores es algo complejo y depende, en ocasiones, de la buena voluntad de todos. Esto acabará sien- do un mal sueño del que acabaremos despertando, espero que un espacio de tiempo no muy lejano, y que se nos olvidará y quedará como esa pesadilla que fue. Por otra parte, y remedando al ministro de Justicia, creo que no queda más remedio.

¿Hacía falta un mandato legal?

Yo digo siempre que para aprender a nadar hay que tirarse al agua. Contra esas voces que dicen que hay que pararlo, que hay que meditarlo y que hay mejorarlo, yo digo no. Hay que continuar porque cuando se para, se amplían los plazos, todo se deja para el último día y, si paramos y lo dejamos para dentro de 6 meses, cuando llegue el día anterior al vencimiento de ese plazo, estaremos igual que ahora. No habremos adelantado. Ya que estamos pasando el mal trago, vamos a terminar la medicina a con LexNET Justicia y también para sostener la certificación de envíos y poder hacer actos de comunicación. También se ha presentado nuestro portal de subastas, que va a competir con el del Boletín Oficial del Estado, y que auguro que tendrá un éxito importante.

El Ministerio ha anunciado cambios en los horarios y días de celebración de las subastas electrónicas. ¿En qué les afecta?

En relación a nuestro portal de subas- tas, tenemos nuestras propias normas de funcionamiento en las que ya se han obviado el tema de los horarios de los fines de semana. En fin, queremos dar una imagen de modernidad de la profesión y lo que es más importante, dar un servicio a la ciudadanía y acabar con esa imagen de que un procurador es un señor que está para llevar y traer papeles, que también, pero estamos para muchísimas más cosas.

¿Cuáles son los puntos más destacados que ha aprobado el Congreso?

En primer lugar, la proclamación de que nuestra profesión está dispuesta a modernizarse y a colaborar con las administraciones y demás colectivos para un mejor funcionamiento de la Justicia española. Queremos que lo sepa todo el mundo y proclamarlo. En segundo lugar, que somos europeos. Tenemos espíritu europeísta y creo que somos fundamentales para el desarrollo del funcionamiento de la Justicia en España y en Europa. También, la potenciación de la mediación. Y finalmente, que queremos dignificar la profesión y los profesionales, modernizar los despachos y dar mejor servicio al ciudadano.