INAUGURACIÓN DE LA SEDE DEL CONSEJO GENERAL DE PROCURADORES DE ESPAÑA

Mariano Rajoy alaba y destaca la figura del procurador como figura esencial para el buen funcionamiento de la Justicia


El presidente ha agradecido su labor diaria a todos los integrantes de la Administración de Justicia y, en particular, a los procuradores. Desde el comienzo de la legislatura anterior, ha explicado, su Gobierno ha reforzado esta figura, atribuyéndole nuevas funciones, potenciando la digitalización de su trabajo y manteniendo la prohibición del ejercicio simultáneo de las profesiones de abogado y procurador.

Rajoy ha resaltado la contribución de este colectivo a las reformas judiciales; como ejemplo, ha citado las subastas electrónicas, cuyo nuevo sistema entra en vigor hoy. Al igual que a sus propuestas, ha indicado, el Gobierno ha sido sensible a sus críticas, como se manifestó en la derogación de las tasas judiciales a las personas físicas en todos los órdenes.

El jefe del Ejecutivo ha concluido su intervención sumándose al deseo manifestado por el presidente del Consejo General de Procuradores, Juan Carlos Estévez, de que tras las elecciones del 26 de junio no tarde en constituirse el nuevo Gobierno. El presidente en funciones ha abogado por un Ejecutivo "sensato", "razonable" y para cuatro años.

Antes de pronunciar su discurso, Rajoy ha recorrido las instalaciones de la nueva sede institucional del Consejo, ha firmado en el Libro de Honor y ha descubierto una placa conmemorativa. A la inauguración han asistido los ministros de Justicia, Rafael Catalá, y de Fomento, Ana Pastor, así como diversas autoridades del ámbito judicial.

REFORMAS PARA CRECER

Mariano Rajoy, ha asegurado que su Ejecutivo ha implantado la "mayor batería reformista" en el ámbito de la justicia para acercarla al ciudadano y aumentar la seguridad jurídica.

El presidente ha señalado que "desde la Transición a nuestros días, quien quiera analizar los mejores momentos de España, encontrará un guion muy similar: detrás de cada éxito, hay siempre una reforma". Esa realidad, ha dicho, se ha repetido en los últimos años, ya que el Plan Nacional de Reformas desarrollado desde 2011 ha sido clave "para sortear la crisis", "ir expandiendo la recuperación" y "modernizar nuestro país".

En el ámbito de la justicia, ha añadido Rajoy, ese Plan se ha concretado en "la mayor batería reformista que se recuerda en cuatro décadas", con cambios en 34 leyes y normas, lo que ha permitido convertir la seguridad jurídica en un "valor añadido de la Marca España" y recuperar "el prestigio y la confianza necesarios para competir entre las grandes potencias del planeta".

El objetivo de todas estas actuaciones ha sido lograr "una justicia más próxima, más accesible, más ágil, más eficaz y, sobre todo, más justa", así como dotarla de recursos humanos y medios materiales. A juicio del jefe del Ejecutivo, los progresos alcanzados ayudan a entender la justicia como lo que hoy es: una "política social por derecho propio".