Las personalidades clave de la Justicia, en el seminario de El Español


El presidente del Supremo, el presidente del Constitucional, el ministro de Justicia, y el presidente del Consejo General de Procuradores de España (CGPE), Juan Carlos Estévez entre otras personalidades, ha sido protagonistas del primer aniversario del periódico.

Una reforma integral de la Administración de Justicia -con modificaciones estructurales, procesales y tecnológicas- tras lograr un consenso político, con el objetivo de mejorar el servicio al ciudadano. Es, a grandes rasgos, la apuesta de futuro de los diferentes operadores jurídicos. Coinciden en la necesidad de cambiar el sistema para elegir a los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), una medida que mejorará, a su juicio, la transparencia y la percepción de la independencia judicial por parte de los ciudadanos.

"Es un problema de percepción, no de independencia real, que estoy convencido de que la hay", subrayó ayer el ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, que asistió al foro sobre La Reforma de la Justicia, en el aniversario del medio digital El Español. Por su parte, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, coincidió con el ministro y defendió la independencia de todos los jueces.

La segunda mesa redonda moderada por el abogado y consejero de EL ESPAÑOL, Javier Gómez de Liaño, comenzó con la intervención de Sonia Gumpert, que ha insistido en la necesidad de una sola reforma “imperiosa”, crear más plazas de jueces. “La tecnología y la reformulación del modelo son reformas complementarias”, ha manifestado. La decana del Colegio de Abogados de Madrid ha recordado que los distintos gobiernos han incumplido “constantemente” la promesa de invertir en Justicia.

Por su parte, el que fuera fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, se ha centrado en el papel de la Fiscalía. Y ha concluido de una manera muy tajante: “No os fiéis siempre del Ministerio Fiscal”. Este fiscal ha relatado cómo ha ido modificando el estatuto del fiscal desde la dictadura de Primo de Rivera, en la que el fiscal estaba “plenamente implicado” con el Gobierno, era el representante del Gobierno ante la Justicia. En la actualidad, el Ministerio Fiscal ya forma parte del Poder Judicial. “¿Con eso se soluciona el problema de la dependencia con el Gobierno? Yo creo que no”, ha señalado.

A su juicio, “la idea que prevalece es que el fiscal debe ser un representante del Gobierno”. Y la prueba es que según su Estatuto orgánico, el fiscal general del Estado cesa cuando lo hace el Gobierno de la Nación. “Parece que el fiscal no pudiera seguir su política criminal propia, que puede ser distinta de la del Gobierno”.

Por su parte, Juan Carlos Estévez, presidente del Consejo General de Procuradores, ha recordado el problema que existe con la planta judicial y que debe ser uno de los focos de la reforma de la Justicia. “Se trata de un problema enquistado en la Justicia española. Con Francisco Caamaño (exministro de Justicia con José Luis Rodríguez Zapatero) se intentó un rediseño de la planta judicial. Luego Alberto Ruiz Gallardón (exministro de Justicia con Mariano Rajoy) lo volvió a intentar, y fue con fracaso generalizado".

Estévez defiende, como la mayoría de los componente de la mesa redonda, que hay que llegar a un pacto “porque, si no, políticamente es difícil de implantarlo”.

Por último, Rafael Lara, presidente del Colegio Nacional de Letrados de la Administración de Justicia, también ha defendido que la Justicia necesita modificaciones estructurales y técnicas. “Vivimos en un proceso que lastra el funcionamiento de los Juzgados”. Asimismo, Lara ha defendido la modernización y la digitalización de la Justicia.