El Consejo General de Procuradores de España (CGPE) se suma al “Día Internacional contra la Violencia de Género”


El Consejo General de Procuradores de España cuenta actualmente con 11.500 procuradores, estando integrando en su gran mayoría por mujeres. Por todo ello, el pasado 8 de noviembre, el CGPE, constituyó la Comisión de Igualdad teniendo como finalidad la igualdad de trato y oportunidades entre los profesionales de la Procura y en sus relaciones con las Administraciones, estableciendo las herramientas necesarias y los Protocolos para, tanto detectar como erradicar la desigualdad, todo ello en un marco integrador entre los profesionales. La Comisión, de forma progresiva, hará su presentación ante las distintas Instituciones Nacionales, Autonómicas y Locales, poniéndose al servicio de todas ellas.

El presidente del CGPE, señaló que “en los últimos años hemos asistido a un cambio radical en el modelo comunicativo. Esta transición no solo ha afectado a los usuarios de internet, que cada vez participan más en el nuevo entorno comunicativo, sino que los propios periodistas han tenido que incluir en sus rutinas diarias otras herramientas nacidas del desarrollo de la web 2.0. Las redes sociales han transformado el ecosistema mediático. La actualidad informativa pasa por un proceso en el cual el usuario es un creador, consumidor y distribuidor de contenidos. Por lo tanto, la formación y el continuo aprendizaje es básico para cualquier buen periodista, y es por ello que desde el Consejo General de Procuradores de España apoyamos este tipo de iniciativa, ya que apostamos por la formación y el conocimiento.

Ante esta situación, las profesiones españolas, organizadas mediante colegios profesionales y reunidas en Unión Profesional, aboga por un compromiso común de las instituciones para atajar la violencia de género, expresión de una estructura económica y social asimétrica de la que forman parte las profesiones y, por tanto, de la que también son responsables. Es por esta razón que es importante insistir en el compromiso esencial de todos los actores sociales con esta problemática, siendo las profesiones dedicadas al ámbito sanitario, educativo, jurídico y asistencial las más sensibilizadas (por estar en contacto directo) y fundamentales para la prevención y la atención a la violencia de género, y para concienciar a la sociedad de la necesidad de un cambio profundo en su estructura y organización.