Catalá defenderá a los procuradores ante la Comisión Europea


El ministro de Justicia, Rafael Catalá, anunció que defenderá a la figura de la Procura ante la Comisión Europea, debido a la insistencia de la UE en su revisión. A juicio de la Comisión, la normativa española en materia de tarifas mínimas obligatorias -el arancel- de los procuradores y la regulación de la incompatibilidad de la profesión de abogados con la Procura es incompatible con el derecho comunitario, según sostiene en un dictamen motivado.

El Gobierno de España tiene ahora hasta el 17 de enero para responder a este requerimiento y Catalá avanzó ayer que defenderá la tesis de los procuradores. En este sentido, el ministro manifestó su disposición "a facilitar, dignificar, estimular y reconocer el extraordinario trabajo de los profesionales de la Justicia a través del diálogo con todos ellos" y a impulsar una batería de medidas destinadas a promover una carrera judicial y fiscal profesionalizada y especializada, dotar al Ministerio Fiscal de un nuevo Estatuto que sustituya al de 1981, apoyar el trabajo de los letrados de la Administración de Justicia y del personal auxiliar, apoyar la ciencia legal que practica el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, fortalecer nuestro sistema de fe pública -notarios y registradores-, mejorar las condiciones de trabajo de procuradores y graduados sociales, revisar el modelo de acceso actual a la abogacía y redoblar esfuerzos para garantizar una asistencia jurídica gratuita eficiente, real y cualificada.

Juan Carlos Estévez, presidente del Consejo General de Procuradores de España, descarta cambios inmediatos en este sentido y pide "tranquilidad". "Esto no es más que otro de los muchos documentos que se han cruzado entre el Gobierno de España y la Comisión Europea", explicó. "Este asunto aún puede dar muchas vueltas y queda mucho que hablar y negociar", añadió.

Plena sintonía entre el Ministerio de Justicia y el Consejo General de Procuradores de España en la defensa de la Procura ante la Comisión Europea