Juan Carlos Estévez: “Necesitamos más medios para ejercer la “microjusticia”, la que de verdad importa a los ciudadanos



El presidente de la Audiencia de Zamora, Jesús Pérez Serna, y el del Consejo General de los Procuradores de España, Juan Carlos Estévez, coinciden en que la corrupción no puede servir de argumento político para no solucionar los problemas endémicos de la Justicia

El presidente del Consejo General de los Procuradores de España, Juan Carlos Estévez, no quiso desvelar qué les va a decir a sus señorías en su inminente comparecencia en la Comisión de Justicia del Congreso, pero en la sesión del V Ciclo de Justicia de El Norte de Castilla-Santander, celebrada en Zamora, dejó unas cuantas pistas. La primera, y en ello coincidió con su compañero de mesa, el presidente de la Audiencia zamorana, Jesús Pérez Serna, que la turbulencia política de tanta corrupción encadenada no puede servir de excusa para que el Parlamento no afronte, de una vez por todas, los problemas reales de la Justicia española. «Todos los políticos de todo signo con los que he hablado están de acuerdo en el diagnóstico de los problemas de la Justicia, pero no son capaces de sentarse para solucionarlos», resumió Estévez. El motivo, argumentó, es que los partidos siempre están ‘en modo electoral’.

Al ciudadano, subrayó el ponente, «si le preguntas por el sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial, seguramente no le importe. Pero sí cómo va su asunto en el juzgado». Es lo que definió como la ‘microjusticia’, esa que se hace todos los días y que requiere de una respuesta ágil, eficaz y acorde a los tiempos. Para ello es imprescindible, y esa fue la segunda coincidencia de los dos ponentes, que se aborde –«de forma urgente», como remarcó el magistrado Pérez Serna– la Ley de Planta y Demarcación Judicial. Porque «la actual fase de estancamiento y la falta de medios está perjudicando al funcionamiento de la administración de Justicia». «En Castilla y León hace años que no se crea ningún juzgado», recordó.

Hacen falta, insistió, más jueces, porque la ratio por habitante de Francia o Alemania es el doble que la de España, y además de ser pocos, aquí cada juez soporta una carga de trabajo excesiva. Además, continuó, hay que dotar a los juzgados de expertos en urbanismo, economía y derecho financiero y tributario para poder afrontar las causas complejas. «El sistema que se adopte tiene que ser ajustado a la realidad de la sobrecarga que tenemos, el 82,29%, que supuso en 2015 que el 18% de los casos que entraron ese año no se pudieron resolver, a los que hay que sumar los acumulados de otros años». Ello afecta claramente a la agilidad de los procesos.

Ciudadanos de primera y de segunda

Pero, sobre todo, puntualizó su compañero de mesa, el actual mapa judicial vulnera el principio de igualdad de todos ante la Justicia, pues «está creando ciudadanos de primera y de segunda, en función del lugar donde residan». Para explicarlo, Estévez puso un ejemplo. «Junto a Valencia capital está el barrio de Mislata, separado por una calle que, según la acera donde vivas, es partido judicial. Ello signfica que los vecinos que viven en los pares tienen resuelto su divorcio en dos meses porque les tocan juzgados de Valencia, pero si viven en los impares les corresponde Mislata, con lo que van a tardar dos años». Para el representante de los procuradores, los tribunales de instancia (provinciales, comarcales o por otro sistema) van a llegar más tarde o más temprano, «con lo que debería crearse una gran mesa de diálogo entre políticos y profesionales de la justicia para llegar a un punto de encuentro». Las ventajas, dijo, son todas: tres jueces en lugar de uno solo genera más independencia, se unifican criterios jurisprudenciales y mejora la organización del trabajo de jueces y fiscales, apuntó. Aunque reconoce que el asunto es espinoso por la multitud de intereses que existen. El tubo de ensayo de estos tribunales de instancia van a ser, vaticinó Estévez, los nuevos juzgados provinciales creados por el CGPJ para afrontar la avalancha de demandas derivadas de las cláusulas suelo.

En casi lo único que no estuvieron de acuerdo los ponentes de ayer en Zamora fue en el «origen» de la percepción de los ciudadanos de que la Justicia está politizada, que Estévez situó en la pertenencia a las asociaciones judiciales y que Pérez Serna rechazó. «En esta Audiencia hay magistrados de distintas asociaciones y en la labor del día a día eso no influye», defendió.

La próxima cita con este Ciclo de Justicia será el 5 de junio. La clausura y lectura de conclusiones de esta quinta edición del ciclo se celebrará en León, estará presidida por el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, contará con la presidenta de la Audiencia de León, Ana del Ser, y, una vez más, estará patrocinada por el Banco de Santander, los Registradores de Castilla y León y Nova Center.