El Consejo General de Procuradores de España defiende y reivindica la figura del Procurador ante la comisaria de Justicia de la UE, Verá Jouruvá

El presidente del Consejo General de Procuradores de España, Juan Carlos Estévez, asistió acompañado por su vicepresidente, Javier Sánchez Garcia, y Luis Ortega, responsable de Relaciones Internacionales del CGPE, ante la UE, a una reunión de trabajo, con la Comisaria de Justicia de la UE, Verá Jourová, con el objetivo de defender la procura y de reivindicar la profesión ante Europa, apelando a la importancia de la misma y a su enorme impacto positivo dentro de la Administración de Justicia española y para la sociedad en su conjunto. Aportamos 800 millones anuales al PIB español, y creamos 60 mil puestos de trabajo.

Juan Carlos Estévez, trasladó a la comisaria de Justicia europea, en nombre de todos los procuradores españoles, las principales inquietudes de los profesión respecto a diversas leyes a estudios en el seno de la UE (aranceles, la regulación de la incompatibilidad, etc.,), que preocupa y mucho no solo a la profesión, sino que también al sector jurídico español en general. “Los procuradores es un servicio cualificado, eficiente, de calidad. Los costes de ese servicio no son en absoluto superiores a los que existen en los países de la Unión Europea”, añadió.

En la reunión de trabajo, la ejecutiva del CGPE, quiso transmitir las peculiariedades de los procuradores, con características propias, por las que ha de ser escuchado en estas negociaciones, atendiendo al impacto directo e indirecto que su ejercicio implica en términos socio-económicos al PIB español: 50 mil puestos de trabajos, directos e indirecto, y un aporte de 800 millones anuales al PIB.

El presidente del CGPE, precisó que “mantener y potenciar la representación institucional de la procura española a nivel internacional es uno de los ámbitos en los que trabaja diariamente el Consejo, para asegurar una total implicación de este sector, su reconocimiento y prestigio. Esta función se lleva a cabo mediante el mantenimiento de las relaciones bilaterales o multilaterales con consejos nacionales y colegios de otros países, y la participación en los proyectos de organismos internacionales. Es ahora, por tanto, concluye, Estévez, más imprescindible que nunca trasladar a los Gobiernos nacionales y europeos la especificidad de las profesiones liberales, y concretamente la de los Procuradores, evitando que sean tratadas como agentes del mercado y colaborando en su regulación adecuada, siempre procurando las máximas garantías y protección del interés general y de la calidad del servicio profesional en beneficio del justiciable y de la sociedad en su conjunto.