Vieira Morante: “La justicia es en este momento en España el principal baluarte de la democracia”


El presidente del TSJ de Madrid inauguró el 28 de septiembre del 2017, el Año Judicial en la región con una encendida defensa de la Ley y la Justicia, y de todos los que se esfuerzan en el amparo de los valores democráticos en Cataluña, ante la presencia de vocales del CGPJ y las más altas autoridades judiciales y del Ministerio Público de la región. En representación de los Procuradores, asistió su presidente, Juan Carlos Estévez y Gabriel de Diego, Decano del Ilustre Colegio de Procuradores de Madrid.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Javier Vieira Morante, inauguró el Nuevo Año judicial en la Comunidad de Madrid con un reconocimiento explícito a todos los que se esfuerzan en la defensa de los valores democráticos en Cataluña, parte inescindible de España.

Ante la Sala de Gobierno del Alto Tribunal, y con la presencia de vocales del Consejo General del Poder Judicial, así como de las máximas autoridades judiciales, fiscales y civiles de la región, Viera Morante ha asegurado que después de revelarse como un instrumento capital –junto con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado-, en la lucha contra la corrupción y la criminalidad organizada, en estos momentos la Justicia se erige como el “principal baluarte de la democracia”.

“La Justicia –ha dicho Francisco Javier Vieira Morante-, no conoce de regiones, territorios ni localismos, se aplica por igual con independencia del lugar donde se imparta. Pero, eso sí, la Justicia tiene que actuar siempre en aplicación de la ley, con estricta sujeción a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico, que necesariamente debe ser respetuoso con esta Carta Magna”.

En la misma línea, la mayor autoridad judicial de la región madrileña ha señalado que “bajo el exclusivo imperio de la Ley, la Justicia es la garante de todos los derechos, de todas las opciones ideológicas, sin inclinarse a favor o en contra de algún grupo político, de los que obligatoriamente debe mantenerse equidistante sin favorecer o perjudicar ninguna opción ideológica legítima”.

“Como jueces, hoy más que nunca -ha recalcado-, nos corresponde custodiar sin ambigüedades la Constitución y la Ley” contra el abuso de determinados poderes públicos, tentados en ocasiones a justificarse en movimientos de masas, origen de los mayores conflictos humanos conocidos en la historia”.

El presidente del TSJ de Madrid ha tenido presente en su discurso una frase John Fitzgerald Kennedy, en la que el presidente de EEUU, en un discurso que ha circulado estos días por algún medio de comunicación, prevenía de las consecuencias derivadas de una situación como la que actualmente vivimos: “Si este país llegara al punto en que cualquier hombre o grupo de hombres por la fuerza o la amenaza de la fuerza pudiera desafiar largamente los mandamientos de nuestra corte y nuestra Constitución, entonces ninguna ley estaría libre de duda, ningún juez estaría seguro de su mandato, y ningún ciudadano estaría a salvo de sus vecinos”. “Ojo, ha subrayado: ningún ciudadano estaría a salvo de sus vecinos. Como recordó el Fiscal General del Estado en la misma apertura del año judicial, sólo bajo el amparo y vigencia de la Ley “es posible el ejercicio de la libertad y el disfrute de la seguridad, a las que tienen derecho todos y cada uno de los ciudadanos españoles”.

Sus últimas palabras han sido de ánimo: “Ojalá que en breve se recupere la sensatez y el diálogo para seguir construyendo una España unida, dentro del respeto a las diferencias en sus territorios, fuerte en el marco europeo, democrática, solidaria y avanzada. Como recordó el Presidente del Tribunal Supremo en la reciente apertura del Año Judicial, debemos caminar unidos en la diversidad”.