El nuevo portal de los procuradores permite a cualquier ciudadano conocer los bienes que se subastan con todo lujo de detalles

El nuevo portal de los procuradores permite a cualquier ciudadano conocer los bienes que se subastan con todo lujo de detalles

Un coche visto en Internet, marca Mercedes Benz, matriculado en noviembre de 2015, con 192.755 kilómetros y diésel. En buen estado, sin golpes, abolladuras ni rayazos. Valorado en 19.000 euros. Se acompaña de nueve fotos del interior y exterior del vehículo.

Esto podría ser el anuncio de cualquier portal de venta de bienes de segunda mano, solo hay un par de detalles que lo hacen diferente: el coche en cuestión procede de una incautación en un procedimiento judicial penal y para hacerse con él hay que pujar.

Son las subastas 2.0. que se ofrecen a través de la plataforma puesta en marcha por el Colegio de Procuradores de España (www.subastasprocuradores.com) y cuyo funcionamiento es tan intuitivo para cualquier usuario de Internet que supone una seria amenaza para el negocio de los subasteros.

Juan Carlos Almeida Decano Procuradores Badajoz «No hablamos de Christie’s, detrás de una subasta judicial hay un drama familiar» Juan Calixto Galán Fiscal jefe de la Audiencia «Permite que concurra toda la ciudadanía, no cuatro que se dediquen profesionalmente a esto»

Cualquier ciudadano puede optar a comprarse una vivienda en Cádiz sin necesidad de acudir al catastro para saber si está en primera línea de playa. Le basta con abrir una galería de fotos. Es la democratización de las pujas. Y hay pisos, garajes, coches, locales comerciales, naves industriales, trasteros… descritos con todo lujo de detalles.

El Colegio de Procuradores de Badajoz ha presentado esta plataforma nacional de subastas electrónicas. «Viene a dar una solución, espero que definitiva, al problema de las subastas. Partimos de que éstas son un problema. No hablamos de Christie’s, detrás de una subasta judicial hay un drama familiar», valora el decano del colegio provincial de Badajoz, Juan Carlos Almeida.

Con esta nueva herramienta, que ofrece una alternativa a las subastas judiciales vía Boletín Oficial del Estado, lo que se persigue es ofrecer la máxima transparencia para -añade Almeida- «el buen fin de la licitación que es alcanzar el máximo precio. Lo que no puede ser es que sea un negocio para unos cuantos y una desgracia para otros».

Durante muchos años, las subastas eran presenciales y llegaron a ser hasta tres. «El ciudadano no accedía a esas subastas porque no tenía información. Esto hizo que se profesionalizasen y se prostituyera su finalidad», resumen el decano. Luego -prosigue- «se pasó primero a solo una subasta presencial y en 2015 se dio un paso más con la subasta electrónica a través del portal del BOE, pero tampoco ha sido suficiente».

La alternativa que ofrecen ahora los procuradores pasa por la máxima accesibilidad. «Ahora hay mucha más transparencia, más información… Cualquier interesado en un coche, moto, piso o cualquier bien que haya sido objeto de embargo, decomiso o que está afectado a un procedimiento y se saca a subasta, puede ver fotos y saber en tiempo real cómo está la finca o el coche en cuestión», comenta el fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Badajoz, Juan Calixto Galán.

El portal de subastas electrónicas sirve tanto para los ciudadanos como para la administración de justicia. Sobre esto último, Juan Calixto valora: «Como fiscales nos preocupa que las víctimas tengan su reparación y para hacerlo posible hay que buscar instrumentos que permitan traducir en dinero los bienes de los responsables. Y si a través de una especie de portal de segunda mano puedes ver una lista de bienes, se está favoreciendo que el perjudicado en su momento pueda cobrar mucho más rápidamente, y que además ese bien no se deprecie». Para el fiscal jefe de Badajoz, «esto permite que concurra a las subastas toda la ciudadanía, no cuatro personas que se dediquen profesionalmente a esto».

Este sistema ya está funcionando en otras provincias. En Badajoz, en el caso de la administración de justicia, todavía no se han establecido, por lo que los bienes que se subastan aquí aún no pasan por la plataforma. No obstante, valora Calixto Galán: «Esta propuesta para el Ministerio Fiscal es muy buena para la sociedad y para las víctimas».

La plataforma de los procuradores no solo es de subastas, también es de venta directa. Esto significa que cualquier ciudadano puede vender una casa a través de esta web, en lugar de en un portal inmobiliario. En estos casos, es especialmente útil, dice Almeida, para casos de liquidación de sociedades o de herencias.