Arranca el Primer Foro Debate Procuradores del CGPE, con la presencia del mundo político, jurídico, empresarial y periodístico

Arranca el Primer Foro Debate Procuradores del CGPE, con la presencia del mundo político, jurídico, empresarial y periodístico

El presidente del Consejo General Procuradores de España, Juan Carlos Estévez presentó oficialmente este lunes el 1º Foro Debate Procuradores, “Cataluña: propuestas para el diálogo”, ante los medios de prensa,  autoridades políticas y empresariales. Estévez, anunció que este espacio asociado al Consejo General de Procuradores de España y dirigido por Josep Antoni Duran i Lleida,  tiene como objetivo convertirse en un nuevo espacio de “encuentro y reflexión”.

En este Primer Foro Debate Procuradores, participaron Santiago Muñoz Machado, Catedrático de Derecho Administrativo UCM, Enric Fossas Espadaler, Catedratico de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu,Fabra;  Francisco Martínez (PP), Meritxell Batet (PSC), Josep Vendrell (En Comú Podem), José Ignacio Prendes (Ciudadanos), Mikel Legarda (PNV) y Jordi Xuclá (PDeCAT).

El debate ha sido moderado por la periodista María Rey, que en un momento ha interpelado directamente a Tardà para preguntarle qué sucederá este martes en el Parlament en la investidura de Puigdemont. “Lamento no responder a la pregunta porque no tengo título para responderla, y menos aquí en Madrid, y no por desprecio sino porque se entiende que esto ahora pertenece al ámbito de Cataluña”, ha respondido el diputado independentista.

Turno para los catedráticos 

Abrió el fuego el catedrático de Derecho Administrativo UCM, Santiago Muñoz Machado, ofreciendo como marco único ante la crisis de Estado desencadenada por el desafío catalán la reforma constitucional. El Estado, para funcionar adecuadamente, no puede prescindir de dos instrumentos que lo han acompañado durante toda su Historia, y que ahora funcionan en los términos que establecen las constituciones de todos los Estados de derecho del mundo. Esas dos herramientas imprescindibles son, por un lado, que las decisiones de una autoridad pública tienen que ser inmediatamente cumplidas por sus destinatarios; y, por otro, que si no son cumplidos voluntariamente pueda el órgano que los dictó imponer su cumplimiento usando medios coactivos que las leyes ponen a su disposición.

Enric Fossas Espaldaler, catedrático de Derecho Constitucional de la Pompeu Fabra, recordó que “en uno de los territorios de un Estado haya una minoría mayoritaria que defiende la secesión es un problema para el que el derecho constitucional no tiene una respuesta”. Segunda: “El derecho ha mostrado sus limitaciones para hacer frente al desafío al ordenamiento constitucional por parte de poderes públicos con respaldo político y social”. El derecho ha exprimido sus recursos ordinarios y extraordinarios, explicó el profesor, demostrando fortalezas y debilidades. La pugna teórica entre legalidad y legitimidad no da para más, subrayó.

Turno para los políticos 

La mesa redonda comenzó con la intervención del portavoz del PP en la Comisión Constitucional del Congreso, Francisco Martinez Vázquez quien criticó criticó el lenguaje y la postura de los independentistas, que Podemos no critica, según el cual hay “un sujeto político” que es Cataluña, en nombre del que dicen hablar unas fuerzas políticas, como si las demás no existieran, y que se arrogan la potestad de decidir “lo que es o lo que no es” ese territorio. Y esto “no funciona así”.

En su intervención, el que fuera secretario de Estado de Seguridad denunció con firmeza que los independentistas pretenden decidir en nombre de muchos ciudadanos, pero no sólo en Cataluña, porque su procès también afecta al resto de España, que también tiene “mucho que decir” sobre lo que es y puede ser el Estado: “Yo no quiero ser extranjero en Cataluña, no estoy dispuesto a serlo, y quiero un Estado que proteja mis derechos frente a un proceso en el que me siento excluido”.

Tanto Meritxell Batet como Francisco Martínez hicieron hincapié en lo mismo, en necesidad de reformas y de consenso y diálogo. Lo mismo que Josep Vendrell, que profundizó sobre las causas de esta crisis y que planteó abiertamente que la solución pasa por la convocatoria de un referéndum. Nosotros nunca nos cerramos al diálogo con las fuerzas catalanas. Venimos de una tradición que es el catalanismo, que es una tradición muy transversal en la sociedad catalana que siempre ha compartido objetivos comunes.

El vicepresidente primero del Congreso de los Diputados y portavoz de Ciudadanos, Nacho Prendes, insistió en el necesario regreso a la legalidad, como primera medida, pasando de “excentricidades, como gobernar a distancia”. La legalidad democrática se convierte así en el principal instrumento para garantizar la paz social, alejando de la confrontación y la crispación la defensa de los diferentes intereses y facilitando el desarrollo de sociedades más prósperas y cohesionadas. Hoy España es una sociedad democrática, pero vive permanentemente amenazada por los nacionalistas e independentistas. Éstos cuestionan sistemáticamente la legitimidad de sus instituciones e incumplen impunemente las leyes.

Tardà situó  como punto de explosión del procés la sentencia sobre el estatut y el rechazo del gobierno de Rodríguez Zapatero a “implicarse en un Estado federal”. “Es posible que dentro de unos años seamos el 75 por ciento. El Reino de España debería de estar interesado en que dentro de unos años no seamos tantos”, ha advertido.

Mikel Legarda, portavoz del PNV en el Congreso, diagnosticó la situación como de estancamiento. “La confrontación entre el principio de legalidad y el principio de representatividad están en empate técnico”, dijo. Por ello, abogó por salir de la excepcionalidad, tanto por parte del gobierno central como de los independentistas, regresar a gestionar con normalidad las instituciones y después afrontar la situación con un diálogo honesto basado en tres pilares: “Pacto, democracia y legalidad”.

Por último, Xuclà ha defendido que “la propuesta de reforma del Estatuto de autonomía, de 2006, era una propuesta honesta, profunda y seria de actualización de la autonomía”, y ha atacado la sentencia, entonces, del Constitucional.

Por su parte, Jose Antoni Duran i Lleida enfatizó en que “tene que haber ya un gobierno en Cataluña para acabar con el 155 y recuperar la autonomía, porque hemos dado marcha atrás y costará recuperar lo perdido”, ha apuntado Duran en declaraciones a los medios tras de anfitrión en el debate ‘Cataluña, propuesta para el diálogo’ celebrado en el Consejo General de Procuradores de España, bajo la presidencia de Juan Carlos Estévez.

“En Cataluña tenemos una triple necesidad de reconciliación: una interna, otra entre Cataluña y el conjunto de España, y otra con los mercados. Y no habrá reconciliación con España y los mercados si previamente no somos capaces de trabajar y profundizar en nuestra reconciliación”, ha expuesto.