¿Qué y cómo se puede reclamar por la nevada del día de Reyes en la AP6?

A la espera de conocer el resultado del informe expuesto por la empresa concesionaria, se abren dos vías por las que reclamar: administrativa y civil. En 2004, la Audiencia de Burgos aceptó indemnizar a un afectado por una nevada con 150 euros por quedar atrapado.

Miles de personas quedaron atrapadas la noche del sábado en la AP6, a la altura de Segovia, por la nevada hasta que fueron rescatados por la Unidad Militar de Emergencias. En pleno caos, nadie asume la responsabilidad. Desde el Ministerio de Fomento y la Dirección General de Tráfico (DGT), se apunta a Iberpistas (la concesionaria que gestiona la AP6) e, incluso, a los propios conductores. En este contexto, ¿se puede reclamar? ¿a quién?

En España, existe un precedente, concretamente, de 2004. Pese a que los daños morales son más difíciles de cuantificar, un juez dio la razón a un conductor que se quedó atrapado por una nevada en la autopista AP1. En ese caso, la Audiencia Provincial de Burgos indemnizó al afectado con 150 debido a las molestias que a éste le causó quedarse atrapado durante numerosas horas en dicha carretera

Desde Legálitas, aseguran que la primera recomendación sería esperar unos días, puesto que Fomento ha abierto un expediente a la concesionaria de la autopista (Iberpistas) para que les informe de lo ocurrido. Estudiado este informe por las autoridades, se podrá tener una idea más clara sobre a quién reclamar, en función de la responsabilidad que se derive. Hasta entonces, será recomendable intentar probar nuestra presencia y los daños ocasionados mediante tickets, fotos, facturas y todo lo que se pueda aportar.

En cualquier caso, si se quiere iniciar ya una reclamación, desde Legálitas recomiendan que lo aconsejable será presentar un escrito e iniciar una doble vía: por vía administrativa mediante una reclamación patrimonial; y por vía civil frente a la empresa concesionaria (Iberpistas) mediante una reclamación civil en vía extrajudicial. Serán los tribunales quienes marquen el devenir de los acontecimientos y deriven las responsabilidades oportunas.

Las dos vías son gratuitas en su inicio. No obstante, la vía civil si nuestra carta de reclamación no es atendida no tiene más alternativa que la presentación de una demanda en el juzgado si persistimos en nuestra reclamación y, dependiendo del importe reclamado, deberíamos o no afrontar el coste de abogado y procurador.

Por vía administrativa, cabe reclamar y posteriormente interponer recurso si nuestra reclamación inicial no es atendida. En caso de desestimación podría terminar en la vía judicial contencioso administrativa. Por otro lado, es posible que la propia Administración derive la misma a la concesionaria de la autopista y sea por tanto quien, por vía civil, reciba finalmente todas las reclamaciones.

¿Qué reclamar?

Los propios afectados serán quienes deban acreditar los daños y cuantificarlos a la hora de pedir una compensación por lo ocurrido, de ahí la importancia de guardar facturas o comprobantes, incluido el recibo del peaje utilizado si es que se llegó a abonar.

La reclamación se hará por daños, materiales y morales, siendo estos últimos los más difíciles de cuantificar y probar. Podremos solicitar compensación por todos los daños demostrables que hayamos sufrido como consecuencia del problema: pérdida de un vuelo o un tren, noche de hotel que tuvieron que pagar aquellos que se quedaron atrapados, consumo extra de gasolina, etcétera.

Los afectados tienen el plazo de un año para poder iniciar su reclamación.

FUENTE: EXPANSIÓN