INAUGURACIÓN DE LAS  XI JORNADAS DE JUNTAS DE GOBIERNO, PALMA DE MALLORCA: JUAN CARLOS ESTÉVEZ: “LOS PROCURADORES DEBEMOS SER LOS PRIMEROS EN ADAPTARNOS A LOS CAMBIOS QUE SE PRODUCEN EN LA SOCIEDAD”

INAUGURACIÓN DE LAS  XI JORNADAS DE JUNTAS DE GOBIERNO, PALMA DE MALLORCA: JUAN CARLOS ESTÉVEZ: “LOS PROCURADORES DEBEMOS SER LOS PRIMEROS EN ADAPTARNOS A LOS CAMBIOS QUE SE PRODUCEN EN LA SOCIEDAD”

 

 

INAUGURACIÓN DE LAS  XI JORNADAS DE JUNTAS DE GOBIERNO, PALMA DE MALLORCA

 

JUAN CARLOS ESTÉVEZ: “LOS PROCURADORES DEBEMOS SER LOS PRIMEROS EN ADAPTARNOS A LOS CAMBIOS QUE SE PRODUCEN EN LA SOCIEDAD”

 

# Una profesión que no es aceptada socialmente tiende a desaparecer

#Necesitamos actualizarnos, cambiar y reinventarnos constantemente

#Los procuradores debemos esta siempre a la vanguardia del cambio

 

 

 

Palma de Mallorca: 26 de Octubre del 2018: El presidente del Consejo General de Procuradores, Juan Carlos Estévez, ha defendido este viernes en la inauguración de las XI Jornadas de Juntas de Gobierno del Consejo General de Procuradores que en los últimos años se ha conseguido hacer realidad proyectos que buscan dar un mejor servicio a la Justicia, al ciudadano y a fortalecer la profesión. “Estas jornadas en Palma de Mallorca son de trabajo, trabajo, y trabajo. Necesitamos actualizarnos, reinventarnos constantemente y estar siempre a la vanguardia del cambio. Ante la atenta mirada de más de 350 procuradores provenientes de todas partes de España, Estévez apeló a la necesidad de acompañar a los cambios, a reinventarse constantemente, siempre hacia adelante, para no tener que trabajar para recuperar el tiempo perdido. Una profesión que no es aceptada socialmente tiende a desaparecer”, enfatizó.

 

Los procuradores hemos luchado siempre por modernizar la profesión y adaptarla a las necesidades sociales. Hemos abanderado el adquirir competencias que existen en otras profesiones, que en España no existen, como los agentes ejecución que existen en toda Europa y en todo el mundo avanzado. Creemos que somos la profesión llamada a rellenar ese espacio. Estoy plenamente convencido de que la mayor virtud histórica que ha detentado siempre la Procura ha sido su permeabilidad, ductilidad y facilidad para adaptarse a los tiempos y, por ende, a las necesidades sociales de cada momento. Los procuradores hemos demostrado que ejercemos una de las profesiones que más evolucionó, sin parar de explorar nuevos territorios, como hemos demostrado en el ámbito de las tecnologías. Hemos abanderado en el mundo judicial la utilidad de las tecnologías. Sin ese trabajo, hoy en día la Justicia no sería la misma”. “Nuestro gran déficit es el desconocimiento de nuestra profesión para la sociedad y el ciudadano. Las empresas del siglo XXI necesitan comunicarse y expresarse como parte del mundo globalizado al que pertenecen.

 

“EL FUTURO DE LA PROCURA ESTÁ EN OCUPAR EL ESPACIO QUE EN OTROS PAÍSES TIENEN LOS AGENTES DE EJECUCIÓN

 

Juan Carlos Estévez, presidente del CGPE, explica a los medios de prensa,  que esta es una situación “insostenible”, y recuerda que muchos países disponen de una figura, el agente de ejecución, que se encarga exclusivamente de esta tarea. En España son los propios juzgados los que asumen este trabajo, como si no tuvieran ya suficiente trajín. “Una sentencia a tu favor es una buena noticia, pero lo es todavía más cuando de verdad cobras lo que se te debe, y es ahí donde detectamos un déficit terrible“, sostiene el máximo responsable de la Procura en nuestro país. “La única profesión capacitada -continua- es la de procurador”. Los procuradores de los tribunales se encuentran, por sus conocimientos, formación y capacidad, en una buena situación para convertirse en los agentes de ejecución al estilo, por ejemplo, de los ‘huissiers‘ de justicia franceses”.

 

El presidente del CGPE, recuerda que la procura “es una profesión en proceso de adaptación continúa. Estando como estamos íntimamente ligados a la administración de justicia en nuestro ejercicio profesional, y estando esta administración en un momento de cambio, nuestro presente es el de ayudar a la consolidación de un modelo cabal que permita impartir justicia, dando respuesta real a los problemas que se planteen por los ciudadanos en un futuro que ya está a la vuelta de la esquina. En una sociedad tecnificada como en la que vivimos, en muchos casos en exceso, el procurador probablemente deber ser un profesional en permanente actualización posibilitando que las relaciones que se produzcan entre los ciudadanos y la administración de justicia se canalicen del modo más operativo y adecuado con todas las herramientas a su alcance y dotando a ese nexo de unión necesario, como profesional de confianza, de un carácter humano y personal que nunca debe perderse.