“La igualdad de género en la democracia” fue el gran tema de reflexión y debate en el 5º Foro Procuradores organizado por el CGPE

“La igualdad de género en la democracia” fue el gran tema de reflexión y debate en el 5º Foro Procuradores organizado por el CGPE

Organizado por el Consejo General de Procuradores de España

 

“La igualdad de género en la democracia” fue el gran tema de reflexión y debate del 5º Foro Procuradores

 

 

Madrid 13 de Noviembre del 2018. Un cambio social se produce como consecuencia de una modificación en la estructura de una sociedad que puede afectar a sus valores, normas o tradiciones. El inicio de un cambio social puede ser lento, pero en el momento en el que se pone en marcha es difícil pararlo, y eso es lo que está ocurriendo con la igualdad de género, según han coincidido todas la autoridades que han expuesto su visión política, social y económica en el marco del 5 Foro Debate Procuradores denominado “La igualdad de género en la democracia”, organizado por el CGPE.

Para que la igualdad sea posible se requiere implementar nuevas políticas públicas, cambiar las ya existentes introduciendo criterios de equidad que equilibren las desigualdades entre mujeres y hombres así como entre los propios grupos de mujeres y de hombres, enfatiza Juan Carlos Estévez, presidente del CGPE, durante su intervención en la inauguración del Foro, recordando que el Consejo ha sido pionero en España en crear una Comisión por la Igualdad y por defender siempre la igualdad de  oportunidades para todos. Para el presidente de los Procuradores, “los beneficios de trabajar por la igualdad son muy evidentes ya que en una situación de igualdad de oportunidades, mujeres y hombres pueden realizarse intelectual, física y emocionalmente, teniendo la posibilidad de desarrollar sus capacidades. Esta situación hace posible la transformación y el cambio, y en el Consejo somos testigo de ello, máxime cuando nuestra profesión está integrado por un 80 por ciento por mujeres”. Por su parte, la periodista Ketty Garat, responsable de moderar el Foro recordó a todos los allí presentes que es “imprescindible promover la igualdad de género como parte esencial de la [r]evolución por un futuro sostenible, luchar contra la discriminación de la mujer y reforzar su papel en la política y en los diferentes ámbitos de la sociedad”.

Soledad Murillo: no basta decretar la igualdad en la ley si en la realidad no es un hecho

Feminista, luchadora, alegre, positiva y tierna, esta docente madrileña de nacimiento y salmantina de adopción, ya demostró en el primer Gobierno de Zapatero de lo que es capaz para sacar adelante la Ley de Igualdad y la de Violencia de Género. Pero si de algo se siente orgullosa Soledad Murillo es de su etapa en el comité antidiscriminación de la Mujer, de Naciones Unidas, donde pasó un período de cuatro años, con sede en Ginebra y Nueva York.

La secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, reconoció que no basta decretar la igualdad en la ley si en la realidad no es un hecho.  Para que así lo sea, la igualdad debe traducirse en oportunidades reales y efectivas para ir a la escuela, acceder a un trabajo, a servicios de salud y seguridad social; competir por puestos o cargos de representación popular; gozar de libertades para elegir pareja, conformar una familia y participar en los asuntos de nuestras comunidades, organizaciones y partidos políticos. Como se ha dicho, para que la igualdad sea una realidad es importante tener presente que no basta con la acción de los gobiernos. Los y las ciudadanas también debemos activarnos en consecuencia mediante la apropiación de los derechos y la capacidad para hacerlos valer. No obstante, aún queda un largo trecho que recorrer.

 PILAR CANCELA: “Aún queda mucho para hacer, pero seguiremos adelante”

“Es imposible hablar de igualdad si la violencia contra las mujeres forma parte del día a día. Es tiempo de diálogo y de búsqueda de acuerdos. Es un tiempo de la política”, ha destacado la gallega en el marco del 5 Foro Debate Procuradores, organizado por el Consejo General de Procuradores de España bajo el título: “La igualdad de género en la democracia”.  La presidenta de la Comisión de Igualdad y diputada socialista, Pilar Cancela, ha reafirmado  “la voluntad política y el compromiso real del Gobierno y del PSOE” de garantizar la igualdad efectiva de hombres y mujeres en el ámbito laboral, “manifestado a través de medidas concretas y con sustento presupuestario”.

“Es imposible definirnos como una sociedad plenamente democrática si no existen garantías para hacer efectivo el principio de igualdad de trato en el empleo y la ocupación. Garantizar la igualdad en el empleo no es solo una cuestión de justicia social; es una cuestión de inteligencia, significa gestionar eficazmente el talento de la mitad de la sociedad. No se trata sólo de romper los techos de cristal, sino también de acabar con los suelos pegajosos que constituyen la sobrecarga de las tareas de cuidados y domésticos que impiden el avance en las carreras profesionales”.

 

CLARA MARTINEZ DE CAREAGA: Tenemos que trabajar aún más para proteger a la mujer”

 

Clara Martínez de Careaga, presidenta de la Comisión de Igualdad del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) recordó que el logro de “niveles efectivos de igualdad entre hombres y mujeres es el único antídoto contra la violencia machista. “Para conseguir esos niveles efectivos de igualdad entre hombres y mujeres, en el ámbito específico del Poder Judicial” es para lo que trabaja la comisión “que tengo el honor de presidir”, ha añadido antes de asegurar que “hemos conseguido algunos resultados, pero sin duda, nos queda a todos mucha tarea por hacer. Las leyes y la educación son el mejor antídoto para que la igualdad de género sea cada día más real en esta España del siglo XXI”.

 

DOLORS MONTSERRAT: “Defiendo la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombre”

Dolors Montserrat, portavoz del PP en el Congreso de los Diputados coincidió en gran parte con las reflexiones y demandas de los ponentes en el Foro, aunque aclaró que  lo tiene claro, para ella ser feminista “es una etiqueta” y no le gustan las etiquetas.. Aun así ha defendido la “igualdad real y efectiva” entre mujeres y hombre. De una sociedad de “roles divididos”, donde las mujeres eran relegadas al trabajo del hogar mientras los hombres tenían en exclusiva el trabajo asalariado, se pasó a una sociedad de “roles duplicados”, donde la mujer se ha incorporado al mercado de trabajo pero sigue cargando con la mayor parte del trabajo doméstico. Por eso defiendo, añade Montserrat, construir una sociedad de “roles compartidos”, en la que tanto el trabajo asalariado como el trabajo del hogar sean responsabilidad a partes iguales de hombres y mujeres. Ha considerado que España está viviendo lo que ha calificado como revolución femenina y, según ella, ésta no debe ser solo de las mujeres sino que, en su opinión, deben participar también los hombres: “Este es el camino: que estemos juntos, que no nos dividamos entre nosotros, que no sea una guerra de sexos, que no sea una guerra ideológica”.

 

Jordí García Viña: CEOE: “”La necesidad de conciliar no es solo de las mujeres, sino de toda la sociedad”

 El director de Relaciones Laborales de la CEOE, Jordi García Viña, ha explicado que desde CEOE se insiste en la educación, concienciación y sensibilización en materia de igualdad y corresponsabilidad en todos los ámbitos para lograr un cambio cultural. No cabe duda que es muy complejo diseñar una única fórmula para la implantación de medidas de conciliación aplicable por todas las empresas, ya que no todas son iguales ni tienen las mismas capacidades para actuar. «Sería muy complejo generalizar y hay muchas actividades en las que la concertación es casi imposible. Tiene más futuro intentar dar más flexibilidad. Pero regular esto por ley no tendría mucho sentido», defiende el responsable del Relaciones Laborales de la CEOE, Jordi García Viña. También recuerda que ninguna ley impide reducir la jornada, ya que «la organización se pacta en los convenios entre empresas y sindicatos». De hecho, ya hay en España suficientes experiencias que buscan un mejor equilibrio entre lo laboral y la vida personal. «Hay ejemplos de mejora del rendimiento con jornadas de cuatro días presenciales y una por teletrabajo. Esa flexibilidad puede ser muy beneficiosa para el empleado», concluye García Viña.